18 sep. 2008

Sobre la Democracia




La ideología democrática contiene esencialmente dos ilusiones:

*(1) La idea de que en toda circunstancia la manera moralmente superior de tomar decisiones tendrá algún tipo de participación electoral mayoritaria.

*(2) La idea de que el método de tomar decisiones es lo que distingue a los diferentes sistemas sociales

Estas ilusiones se presentan en muchas formas y están interrelacionadas. La retórica democrática moderna justifica las decisiones políticas mediante el uso de elecciones y encuestas. Es “muy democrático” en el sentido de que las decisiones pasivas de la mayoría pueden cambiar las formas que la represión y la explotación toman.

La autogestión obrera es una forma más oscura de esta ilusión. Esta ideología asegura que los cambios que se den en la forma de tomar decisiones en una fábrica también afectarán la forma que tiene la sociedad en su conjunto. Esta posición se resume en la idea que propone a los obreros “despedir” a sus jefes y aparentemente continuar con la producción de la misma forma.

Es importante para los revolucionarios oponerse a ambas versiones de la ideología demócrata. Probablemente, luego de una revolución no habrá necesidad de concentrarse en el proceso de toma de cada decisión. Por ejemplo, una persona podría decidir las tareas semanales en un depósito comunitario sin tener que oprimir a los otros obreros que quizás prefieran pasar el tiempo caminando en la playa. Esta persona no tendría ningún poder coercitivo sobre los otros trabajadores del depósito y decidir las tareas no le daría poder que el pudiera acumular o cambiar por otros bienes.

De todas formas, debemos darnos cuenta que ningún esquema para el manejo de la sociedad creará por si mismo una nueva sociedad. Los regímenes más autoritarios, los más democráticos y los sistemas mixtos, se usaron y siguen usándose para administrar el capitalismo. La cualidad básica del capitalismo es que la persona común tiene poco o ningún control sobre su modo diario de vida. El trabajo asalariado domina la sociedad, tenés que vender tu vida para poder comprar tu supervivencia. Que el ser humano común y corriente pueda, bajo el capitalismo, tomar una gran cantidad de decisiones sobre qué discos comprar, qué presos cumplen las sentencias más largas o de qué color pinta su auto es un hecho irrelevante.

La comunidad que escapa al capitalismo involucrará a personas que efectivamente controlarán sus vidas y los procesos relacionados, mediante el rechazo colectivo e individual del trabajo, la mercancía, la explotación, etc. Esto ciertamente requerirá una gran cantidad de toma de decisiones colectivas e individuales. La transformación no puede ser reducida a un conjunto específico de toma de decisiones o un plan de acción determinado.

Los diferentes medios de vida son fácilmente explicables utilizando la ideología marxiana porque habla en términos de procesos sociales en vez de acciones individuales atomizadas. La economía es tanto la forma de tomar decisiones como la forma en la que actuamos. Sólo se pueden observar las verdaderas condiciones de la sociedad mediante la observación de la vida diaria – cómo el modo de existencia social se reproduce a sí mismo-. Esto es fácilmente explicable utilizando los términos marxianos de política económica, espectáculo, mercancía, etc.

Todas las formas de ideología demócrata apelan al modelo de comportamiento humano que nos dice que cada sujeto es un agente social separado que afecta a los demás solo en maneras concretas y definidas. Este es el famoso dialecto del “sentido común” en un mundo en donde los sentidos son controlados por el capitalismo. Defiende por ejemplo el derecho de un hombre a hacer llamadas sexuales a una mujer que alguna vez fue violada, sólo porque las acciones del hombre son simplemente consideradas “libertad de expresión”, no conectadas de algún modo a alguna acción social.

El comunismo ve una red social no reducible a un determinado número de relaciones definibles. No podemos asegurar que sin el capitalismo podremos garantizar la creación de la comunidad humana. En cambio sí podemos decir que con el capitalismo no podremos lograrla. También sabemos que cualquier movimiento por la comunidad humana se opondrá al orden y a las relaciones sociales capitalistas siempre. La fuerza motivadora no vendrá de los planos comunistas sino del proceso de la vida de los proletarios creando nuevas relaciones sociales.

Extraído y Traducido de Prole

Escrito por Against Sleep and Nightmare

Related Posts with Thumbnails