15 dic. 2007

Sólo el caos podrá salvarnos de la ley y el orden


"Cuando la violencia la aplica el
Estado, se llama Derecho,... y cuando
la aplica el individuo se llama Delito"
(Max Stirner)


Vivir y dejar vivir son soluciones imaginarias. Ya no habrá retorno ni reconciliación. En una sociedad que ha destruido la posibilidad de toda aventura, la única aventura posible es la destrucción de esa sociedad. La destrucción de lo existente es una exigencia vital para quien ha comprendido que no tiene sentido seguir soportando nuestra miserable vida cotidiana. Porque la vida no es existencia, sino vivencia, porque la vida no es duración sino intensidad, el vivir con miedo a romper las leyes de la MEMOCRACIA como cualquier otro comemierda agradecido no es sino estar muerto.


(Tomado del libro "Afilando nuestras vidas", Federación Ibérica de Juventudes Libertarias)

22 ago. 2007

Votar Vs. Acción Directa




A la víspera de las próximas elecciones y analizando toda la controversia que se genera al decidir si votar por los dos candidatos de siempre, por la posible alternativa o el voto en blanco, es entonces pertinente comparar la táctica del voto con otras tácticas que para efectos de este artículo llamaremos de forma colectiva como: "acción directa".

Votar - Así sea que usted esté votando con un tarjetón para que un político lo represente, votando con sus pesos por la empresa de su agrado, o votando con su imagen por su cultura juvenil favorita, "votar" es un acto de aplazamiento, escogiendo otra persona, sistema o concepto para que representen sus propios intereses.
vs.
Acción Directa - Dicho de una manera simple, esto quiere decir actuar de modo directo para suplir sus necesidades, ya sea sola o con otras personas, sin buscar un representante, sin escoger entre las alternativas previamente elegidas por otros. Actualmente, el término es comúnmente usado para denotar los esfuerzos utilizados en poner presión a los gobiernos y a las corporaciones con tácticas ilegales de protesta (que conceptualmente no son tan diferentes del acto de votar, ya que usted todavía está pendiente de los poderes existentes...), pero la acción directa también describe modos de actuación, que recortan enteramente al "hombre del medio" y resuelven los problemas de forma directa.

Ejemplos: Usted puede darle dinero a una organización de caridad que alimenta a los hambrientos, o usted puede iniciar su propia olla comunitaria, alimentando a otros y de paso a usted mismo. Usted puede escribir una enfurecida carta al editor de una revista que no le da buenas reseñas a los discos que usted creen que importan, o usted puede crear su propia revista y hacerla del modo que usted considere mejor. Usted puede votar por un alcalde que promete empezar un nuevo programa para ayudar a la gente sin hogar o usted puede ocupar edificios vacíos y abrirlos a modo de vivienda gratis para cualquiera que lo necesite. Usted puede escribirle a un Congresista para que vote en contra de la ley que le permite a las corporaciones cortar antiguos bosques... pero si de todos modos aprueba la ley, usted también puede ir al bosque y parar la tala sentándose en los árboles, saboteando maquinaria y atrayendo la atención pública hacia este tipo de actividades.

Votar es una lotería. Si su candidato no es elegido, entonces toda la energía que usted gasta apoyándolo es echada a la basura, del mismo que el poder que usted pensaba que el ejercería en su beneficio, se dirige hacia otra persona. Con la Acción Directa usted puede estar seguro que su trabajo ofrecerá algún tipo de resultado. Votar delega el poder de toda la sociedad a unos pocos individuos, hace que todos se acostumbren a depender de esta élite. En la Acción Directa, la gente utiliza sus propios recursos y poderes, y de este modo descubren lo que estos son y cuanto pueden lograr. Votar fuerza a que todo el mundo tenga que estar de acuerdo con una sola plataforma. En la Acción Directa no se necesita un vasto consenso; diferentes grupos pueden aplicar distintas aproximaciones de acuerdo con lo que ellos creen y se sienten confortable haciendo. Votar es sólo posible en tiempos de elección. La Acción Directa puede ser aplicada cuando usted quiera y en el lugar que usted desee. Los conflictos alrededor del voto constantemente distraen los verdaderos problemas que se encuentran sobre la mesa, a medida que las personas son absorbidas en el drama de una partido o un candidato contra otro. Con la Acción Directa, los problemas mismos son sacados a flote, tratados específicamente y frecuentemente resueltos. Votar es glorificado como "libertad" en acción. Pero esto no es libertad - libertad es poder decidir lo que las posibilidades deben ser en primera instancia, no escoger entre lo que ya está presupuesto: por ejemplo entre Pepsi y Coca-Cola. Por otro lado, la Acción Directa es la cosa verdadera. Usted hace el plan, usted crea las opciones, el cielo es el límite.

Últimamente, no hay razón para que las estrategias de Voto y Acción Directa no puedan ser aplicadas simultáneamente. Una no cancela a la otra. El problema es que demasiada gente piensa en el Voto como su primera y única alternativa para ejercer poder político y social. De esta manera un tamaño desproporcional de tiempo y energía es gastado deliberando y debatiendo en como votar, mientras que otras oportunidades para lograr cambios a través de la Acción Directa son desechadas. Acuérdese de que otras maneras puede lograr que su voz sea oída.

Texto extraído de http://www.crimethinc.com/espanol/textos.html

6 ago. 2007

Individualismo, meta de la Revolución Social


"Cuando un esclavo se libra de sus cadenas se vuelva inmediatamente al individualismo. Cree que haciendo lo que se le da la gana será feliz. Luego cuando se harta de hacer lo que se le antoja comienza a examinar la realidad de lo que le rodea. A decirse: "¿Por qué esto?, ¿por qué aquello?" - Roberto Arlt

Las deformaciones y desviaciones que el Anarquismo ha sufrido a lo largo de su historia, en la lucha por una nueva sociedad, creo, se deben principalmente a una falsa interpretación de la individualidad en el Anarquismo, confundiendo la individualidad, con ausencia de responsabilidad. A esta histórica mala interpretación del individualismo, debemos sumarle hoy en día, nuevas falsas interpretaciones derivadas de la primera. Basados en el ego del individualismo recalcitrante, relacionan al anarquismo con una total ausencia de responsabilidad.
Es precisamente este fenómeno del individualismo, el creador de la principal enfermedad que merma a nuestra línea aun hoy en día: La desorganización..

Nunca Bakunin, Makhno o Magon, negaron la necesidad de una organización anarquista especifica, formada por quienes levantan bien en alto la bandera de la teoría y de la Revolución Social, por el contrario,siempre buscaron la creación de esta.

No se puede caer en tan grosero error equiparando al individualismo anarquista (conjunto de ideas que vinculan al individuo con la libertad de cada uno para no ejercer un acto de poder sobre los demás, si todos fuéramos individualistas no existiría la opresión, es fundamental para esta corriente el texto de Stirner: El único y su propiedad) con el simple individualismo burgués del sálvese quién pueda que se remoja en las fuentes del darwinismo social.

El anarquismo no tiene un origen material. No nace en un punto para morir en otro. Es propio de la inteligencia y del sentimiento. Es la suma, como decíamos, de perfecciones humanas.

Por eso, anarquismo es ya individualismo. De la misma manera que aquel ideal en su integridad es individualista, hay también la concepción colectivista que acepta las cosas más fácilmente realizables del anarquismo: la asociación, el "sindicalismo".

Históricamente, es el resultado y una condensación del proceso del pensamiento; ideológicamente, es la condensación del pensamiento al cual dieron vida los compañeros de la Internacional; prácticamente es el arma, es el instrumento del Anarquismo para llevar a la práctica aquello más inmediato de su doctrina. Por eso la crítica al individualismo como arma de lucha: es inviable, es egoista, es irresponsable
Concibo al individualismo como la realización personal que solo puede provenir de un contexto social que la permita.
Ese contexto social sólo puede ser configurado por la asociación colectiva, de personas, ideas y métodos. Asociación en su máxima expresión: la única espada para aniquilar la opresión, y lograr que cada individuo de la comunidad adquiera la libertad por la que clama.

El individualismo no es un método: es una culminación.

21 jul. 2007

Individualismo y egoísmo: visiones infantilistas de la lucha

“Para mí, la creación del mundo data del día de mi nacimiento...
Yo soy el primer hombre, yo seré el último.
Mi historia es el resumen de la historia de la humanidad.”
Bellegarrigue

La visión centrada en el individualismo directamente niega la historia, haciendo imposible un análisis adecuado de las causas de la opresión y la explotación. ¿Cómo es posible cualquier entendimiento cuando la única medida de la vida social es la propia experiencia personal y el propio interés? ¿Qué clase de socialismo se puede plantear desde una base moral que subordina el interés colectivo al interés personal? No difiere mucho de la moral del liberalismo capitalista, cuando se afirma que “yo me encierro en el ciclo de mi existencia y el único problema que tengo que resolver es el de mi bienestar. No tengo más que una doctrina, esta doctrina no tiene sino una fórmula, esta fórmula no tiene más que una palabra: GOZAR.”

Aquello que no me proporcione placer no es de mi interés, aquello que me dañe es mi enemigo. Sin embargo, el individualismo crudo impide afirmar que el dogma individualista es el único dogma fraterno. Semejante incoherencia demuestra la inconsistencia del pensamiento individualista: si todos son egoístas y aceptan el egoísmo de los demás, nadie puede mandar ni obedecer. En primer lugar, es imposible que desde una base egoísta desaparezcan los conflictos de intereses, más bien se incrementarán. En éste caso, ¿quién es más egoísta, aquel que cede en nombre del egoísmo o el que triunfa en nombre del egoísmo?

En segundo término, como sostiene Kropotkin, la distinción entre el egoísmo y el altruismo es absurda, ya que “si esa oposición existiera en realidad, si el bien del individuo fuera verdaderamente opuesto al de la sociedad, la especie humana no existiría; ningún animal habría podido alcanzar su actual desarrollo… Y … que si los dos no hubieran sido siempre idénticos, no hubiera podido cumplirse la evolución misma del reino animal.” El error de Bellegarrigue consiste en confundir el interés colectivo con el interés de la clase dominante y gobernante. Que el Estado y la burguesía impongan su interés y le coloquen el traje de la voluntad general para hacerlo aceptable para las masas, no nos permite llegar a la conclusión de que el interés colectivo contiene a explotados y explotadores. El interés individual sólo podrá desarrollarse plenamente, cuando la sociedad sea libre; todo lo contrario a lo que se sostiene desde la exaltación del egoísmo, que supone que lo que es bueno para el individuo es bueno para la sociedad. El discurso neoliberal y posmoderno rescataría en este punto la postura del individualismo egoísta.


Se postula mediante la práctica y la teoría individualista que "Las masas dóciles e inocentes de las brutalidades que se cometen en su nombre y perjuicio, necesitan ser esclarecidas para terminar con la tiranía “sólo que, no distinguiendo bien las causas, no saben cómo actuar. Yo estoy intentando esclarecerlas sobre uno u otro punto.” Es en este pasaje donde la radicalidad de los pensamientos se disuelve en la ingenuidad de la propuesta. La acción de los individuos esclarecidos que llevan un nuevo evangelio a las masas embrutecidas, que una vez iluminadas volverán las espaldas a sus tiranos. Este tipo de propuestas se agotan en los actos de rebeldía individuales o en la desobediencia civil, sin inquietar al sistema, sin corroer sus bases y sin conformar un movimiento organizado para la lucha social. Si todos los gobiernos son “necesariamente una causa de antagonismo, de discordia, de asesinato y de ruina”, frente a semejante leviatán no se puede pretender derrotarlos desde una postura rayana con la candidez.

18 jul. 2007

Sobre el bien y el mal

Extraído de "Individualismo anarquista y camaradería amorosa", de Emile Armand.

Para comprender la evolución de la moral gregaria, es indispensable recordar que “bien” es sinónimo de “permitido” y “mal” sinónimo de “prohibido”. Alguien -cuenta la Biblia- “hizo lo que está mal a los ojos del eterno”, frase que se repite en varios pasajes de los libros sagrados de los hebreos, que son también los de los cristianos. Pero es necesario traducirlo mejor: alguien hizo algo que estaba prohibido por la ley religiosa y moral, establecida por interés de la teocracia israelita... En todos los tiempos y en todas las grandes agrupaciones humanas se llamó siempre “mal” al conjunto de los actos condenados por la convención, escrita o no, que varía según las épocas y las latitudes.

Así es que está mal adueñarse de la propiedad de aquel que posee más de lo que necesita para vivir bien, está mal mofarse de la idea de Dios o de sus sacerdotes, está mal negar a la patria, está mal tener relaciones sexuales con parientes cercanos. Y como la prohibición no basta, la convención oral se cristaliza en ley, cuya función es reprimir.

Reconozco que la aparición de una diferencia entre el bien y el mal -lo permitido y lo prohibido- marca una etapa en el desarrollo de la inteligencia de las colectividades. Al principio, esta diferencia era social: el individuo no tenía suficientes posesiones hereditarias ni bastante experiencia mental como para evitar someterse a las adquisiciones y a cierta experiencia grupal.

Es comprensible que el bien y el mal estuvieran empapados de connotaciones religiosas. Durante todo el período pre-científico, la religión fue para nuestros antepasados lo que para nosotros es la ciencia. Los hombres más sabios de entonces concebían sólo una explicación sobrenatural de los fenómenos que no comprendían. El hábito religioso precedió naturalmente al hábito civil.

Por cuanto pueda sorprender, a posteriori, vivir en la ignorancia del bien y el mal convencional es, en el primitivo, un indicio de inteligencia. No es porque él está más cerca de la naturaleza que ignora lo permitido y lo prohibido -y mucho menos porque es un inmoral- sino simplemente porque no razona.

Al contrario, el hombre contemporáneo que se pone individualmente al margen del bien y el mal, que se ubica conscientemente más allá de lo permitido y lo prohibido, alcanza un estadio superior en la evolución de la personalidad humana. El ha estudiado la esencia de la concepción del bien y el mal social; se ha preguntado qué queda de lo permitido y lo prohibido una vez que se descubre su apariencia. Si él prefiere tener como guía el instinto antes que la razón, eso ocurre después de hacer comparaciones y reflexiones cuidadosas. Si cede el paso al razonamiento en confrontación con el sentimiento, o al sentimiento opuesto al razonamiento, lo hace deliberadamente, después de haber tanteado su temperamento. El se separa del rebaño tradicional porque considera que la tradición y el convencionalismo son obstáculos para su expansión. En otras palabras, él es a-moral luego de haberse preguntado lo que vale la “moral” para el hombre. Hay una buena distancia entre este marginal de la moral y el primitivo, a duras penas huido de la animalidad, de cerebro todavía obtuso, incapaz de oponer su determinismo personal al determinismo aplastante del ambiente.

17 jul. 2007

Destruyamos el trabajo, pero mientras...

"Un moviemiento obrero (...) que asiente todo su accionar
en una verdadera democracia de bases, recuperando para los trabajadores
la ASAMBLEA como órgano de conducción y el concepto de
REPRESENTANTE en lugar del de dirigente"-
José Ernesto Schulman

La Toma es un documental realizado en 2004, que relata las luchas de sectores obreros argentinos por la recuperación y autogestión de sus lugares de trabajo, mediante la ocupación de los mismos, a través de un órgano participativo de caracter asambleísta.
Dejamos el link para descargar o mirarlo, como gusten.

26 jun. 2007

La verdad es que no somos libres porque tenemos miedo.


En todo aspecto de la vida hay dos opciones:
o se es libre y por lo tanto sincero con uno mismo
o se busca la comodidad y el autoengaño.

Solamente eligiendo lo primero se vive, eligiendo lo segundo, se dura.

La libertad no existe en esta sociedad. Solemos identificar la libertad con la capacidad de movimiento o de trabajar para quien se quiera o decir lo que queramos. Pero eso no es la libertad. La libertad es la capacidad de actuar conforme a nuestras necesidades y deseos. No las necesidades y deseos que nos quieren imponer desde la cultura y los medios de comunicación masiva, sino las necesidades y los deseos reales, aquellos determinados conscientemente por nosotros mismos, aquellos que nos definen como seres humanos.

. Una sociedad donde obligatoriamente tenés que trabajar para conseguir tus medios de vida no es libre, porque te obliga a renunciar a la administración autónoma de tu tiempo para invertirlo en un trabajo que no te gusta –al menos en la gran mayoría de los casos- y para producir cosas, muchas de las cuales el ser humano no necesita. Una sociedad donde constantemente te dicen qué hacer y boicotean cada oportunidad de pensamiento propio desde la familia, la escuela, los medios de comunicación y la cultura, no es una sociedad libre porque sólo aprendés a obedecer y no a decidir por vos mismo, aprendés a encajar en el grupo y no a ser un individuo genuino.

La libertad no es una cosa que alguien te puede dar o quitar, la libertad depende de cómo te relaciones con vos mismo y con el mundo. Vos podrás decir: “pero si me meten en una cárcel me sacan la libertad y cuando me sacan de la cárcel me la devuelven”. Eso es falso, lo que te hacen es limitar tu capacidad de movimiento y tus derechos civiles. Obvio que es preferible conservar ese mínimo de “libertad” que no tenerla, pero esa no es la verdadera libertad, porque en la sociedad externa a la cárcel también somos vigilados, medidos, monitoreados, y forzados a cumplir reglas que nosotros no hicimos (sino que otros hombres hicieron para el resto) pero nos compelen a acatar y nos impiden hacer las cosas que verdaderamente queremos y necesitamos.

Nuestra concepción de la libertad como cosa, como un bien o mercancía, es parte de nuestra falta de ella. Es mentira que un ser humano pueda ser “liberado” por otro. La libertad es una relación con vos mismo y con el mundo, y aunque alguien te pueda ayudar a hacerlo, la única persona que puede cambiar esa relación sos vos. Obviamente un individuo no puede autoliberarse por completo mientras los que tiene alrededor no lo hacen. Pero sí podés empezar a cambiar tu relación con vos mismo y con los demás, un poquito todos los días.

Como los individuos aislados no existen, ya que vivimos en sociedad y todo individuo es un ser social, un individuo sólo puede ser libre si los demás lo son. Por lo que el cambio de una sociedad autoritaria a una sociedad libre sólo puede partir del individuo, en el esfuerzo del individuo por cambiar su relación consigo mismo y con los demás. Y eso no tiene por qué empezar en un horizonte lejano, sino aquí y ahora.

No es una utopía. Es una necesidad impostergable.

25 jun. 2007

Para ser libres, no podemos seguir separando el pensamiento de la acción

La división social del trabajo manual e intelectual de la civilización esclavista emancipó a parte de la población de la actividad física. De esta manera aparecen la filosofía, la ciencia, y las disciplinas del intelecto. Los antiguos griegos son un ejemplo de esto.
El pensamiento abstracto creó nuevas formas de interpretar al mundo y expandió nuestra capacidad de pensar, pero a cambio de separar nuestra mente de la vida (que es siempre concreta), muchas veces con el fin de legitimar lo actual como el devenir natural de nuestra esencia humana. La especialización nos hizo capaces de profundizar en ciertos aspectos de la realidad pero a costa de perder una visión integral de la misma. Nos sumerjimos en la parte y nos olvidamos de la totalidad, nos elevamos a lo abstracto y no volvemos a lo concreto. La integración consciente del pensamiento con la acción también es necesaria si queremos que las herramientas creadas por
nosotros se sometan a nuestra voluntad y no al revés. La ciencia y la razón deben ser utilizadas para iluminar la vida, no para gobernarla. No deben ser patrimonios de especialistas ni pueden ser consideradas como sujetos. Son creaciones de la humanidad y deben servir a los fines de la humanidad, no a fines propios. La reapropiación de la ciencia y la razón por las personas eliminará toda independencia de la ciencia y la razón sobre la voluntad de las personas, juntamente con su monopolio autoritario por parte de castas (comunidad científica, intelectualidad, intelligentsia). Otro motivo para contrarrestar la división social del trabajo manual e intelectual es el autoritarismo que se genera con la división entre los que piensan y los que ejecutan lo pensado por otros. La actual producción, que separa a los productores de los medios de producción, también separa a quienes producen de la dirección de la producción, siendo esta última tarea la ejecutada por los propietarios o personal especializado (supervisores, gerentes, burócratas, etc.). Entonces hay un doble motivo para combatir la división del trabajo intelectual y manual: para ser individuos plenos y para combatir las relaciones autoritarias basadas en el monopolio del pensamiento por unos individuos y la reducción de otros a meros ejecutores de sus ideas.

Más allá del feminismo, más allá del género

La sexualidad es una expresión esencial de los deseos y las pasiones individuales, de la llama que puede encender tanto el amor como la revuelta. Así puede ser una fuerza importante de los deseos de cada unx de nosotrxs, que puede alzarnos más allá de la masa como seres únicxs e indomables. El género por otro lado, es un intermediario construído por el orden social para inhibir la energía sexual, enclaustrarla y limitarla, direccionándola hacia la reproducción de este orden de dominación y sumisión.
La creación de una identidad en base a la propia opresión, sobre la victimización sufrida, no proporciona la fuerza o la independencia. En lugar de esto crea una necesidad de protección y seguridad que eclipsa el deseo de libertad e independencia. En el reino de lo teórico y psicológico, una abstracta y universal “hermandad femenina” puede encontrar esta necesidad, pero a fin de suministrar una base para esta hermandad, de “mística feminidad”, la cual fue expuesta en los años 60 como una construcción cultural que apoyaba a la dominación masculina, es revivida en la forma de espiritualidad de mujer, culto a la diosa y una variedad de otras ideologías feministas. El intento de liberar a la mujer como categoría social alcanza su apoteosis en la recreación de los roles del género femenino en el nombre de una elusiva solidaridad de género. El hecho de que muchas feministas radicales hayan recurrido a policías, tribunales, y otros programas estatales de protección de mujeres (imitando así al feminismo burgués) sólo sirve para subrayar la falsa naturaleza de la “hermandad” que proclaman. A pesar de que ha habido intentos de moverse más allá de estos límites dentro del contexto de feminismo, esta especialización ha sido su mejor definición durante tres décadas. En la forma en la que ha sido practicada, ha fallado al presentar un desafió revolucionario tanto contra el género como contra la dominación.
Es un estereotipo y un error afirmar que los hombres y las mujeres han sufrido iguales opresiones dentro de sus roles de género. Los roles del género masculino han permitido al hombre una gran libertad de acción para la afirmación de su propia voluntad. Por ello la liberación de la mujer de sus roles de género no consiste en ser más masculina sino mas bien en ir más allá de su feminidad, así para los hombres la cuestión no es ser más femenino sino en ir más allá de su masculinidad. La cuestión es descubrir que el centro de la unicidad que esta en cada unx de nosotrxs, va más allá de todos los roles sociales y de la forma en que cada unx actúa, vive y piensa en el mundo, tanto en el dominio sexual como en todos los otros.

Separar el género en función de la sexualidad, desde la totalidad de nuestro ser, fijando características específicas según el género al que se pertenezca, sirve para perpetuar el actual orden social. Como consecuencia de ello, la energía sexual, que podría ser un extraordinario potencial revolucionario, es encauzada hacia la reproducción de las relaciones de dominación y sumisión, de dependencia y desesperación. La miseria sexual que esto ha producido y su explotación comercial esta por todos lados. La inadecuada llamada de la gente a “abrazar tanto la la masculinidad como la feminidad” cae en la falta de análisis sobre estos conceptos, ya que ambos son invenciones sociales que sirven a los propósitos del poder.
Si nuestro deseo es destruir toda dominación, entonces es necesario que nos movamos más allá de todo lo que nos reprime, mas allá del feminismo y mas allá del género, porque aquí es donde encontramos la capacidad de crear nuestra indomable individualidad que nos conducirá contra toda dominación sin vacilación. Si deseamos destruir la lógica de la sumisión, éste debe ser nuestro mínimo objetivo.

"Sal de tu género. Escapa a tus roles y comenzarás a vivir cuando dejes de ser un miembro serio de la sociedad y seas tú mismx. La masculinidad y femeneidad son construcciones muertas. -Vivimos de acuerdo a las ideas de otrxs, vivimos una vida imaginaria y para este fin cultivamos apariencias, procurando embellecer y preservar este ser imaginario negamos todo lo auténtico".- vocero

24 jun. 2007

Ley Antiterrorista en Argentina

Ya es ley el proyecto antiterrorista enviado por el poder ejecutivo e impulsado por la primera dama/senadora/candidata Cristina Fernández de Kirchner. Siguiendo las órdenes del Departamento de Estado de los EEUU y cumpliendo las promesas al Consejo Judío Americano, los diputados aprobaron el texto que ya tenía media sanción del senado. Sólo falta la promulgación presidencial y su publicación para que entre en vigencia la reforma al código penal que tipifica el terrorismo y define las “asociaciones ilícitas terroristas” como las que tienen como propósito “aterrorizar a la población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo”. Reitera el concepto de uno de los delitos preferidos por el Estado para acallar las protestas populares, la “coacción agravada”, dicho de tal modo que queda abierta la definición para que, según la ocasión, los jueces puedan calificar así la conducta que sea.

A partir de ahora, es "terrorista" cualquier organización que oriente su plan de acción a la propagación del odio étnico, religioso o político; que esté organizada en redes operativas internacionales y que disponga de armas de guerra, explosivos, agentes químicos o bacteriológicos o cualquier otro medio idóneo para poner en peligro la vida o integridad de un número indeterminado de personas. Queda claro que en esas descripciones pueden ingresar las más variadas organizaciones y acciones, ya que bastará interpretar cualquier exhortación o texto de un volante como expresión de "odio", que se considere "peligrosa" una bomba de estruendo o un cascote, y que como es habitual, por ejemplo, en acciones antiimperialistas participen compañeros de varias nacionalidades, para que la definición de "terrorista" calce como un guante.

Hay que comenzar una campaña por la abolición de esta nueva ley que ya se viene aplicando en otros países de Sudamérica como es el caso de Chile y Uruguay.

POR LA DESTRUCCIÓN DEL ESTADO, SUS LEYES, SUS CARCELES, Y SUS FUERZAS REPRESIVAS.

VIVA LA ANARQUIA.

Extraido de Panfletos Subversivos

Y para escuchar mientras tanto, Elektroduendes - Te vigilan:

23 jun. 2007

Ya estoy muerto

Desde el momento en que me despierto, me siento infeliz.
Siento el vacío de los objetos a mi alrededor, que no me estimulan.
Que lo único que llenan es su propio espacio físico.

Me siento terriblemente mal conmigo mismo en cuanto prendo el televisor.
Me siento totalmente inacabado o inseguro.
Tengo una imagen desvirtuada y desenfocada de mí mismo. Soy sólo un cuerpo, el cual necesito constantemente perfeccionar para lograr parecerlo a los modelos perfectos con los que me bombardean constantemente.
Pero nunca lo logro, por supuesto. Por más que ingiera alimentos que no me gustan, haciendo del comer un sacrificio y una rutina. Por más que reduzca la cantidad. Por más que no coma en absoluto y me castigue durante horas en la falsa familiaridad artificial de un gimnasio.

No encuentro el gozo cotidiano, sólo metas difusas de placeres futuros e inciertos. Y en cuanto encuentro uno por casualidad, inmediatamente me siento culpable, pues he pecado. Y aún no sintiéndome culpable de mis actos otros se encargarán de declararme de esa manera, encerrándome en una celda, condenado a la marginación momentánea.
Me siento incompleto si no consumo, insatisfecho si no pago.
Incompleto e insatisfecho segundos despues de haber pagado para consumir.
Verdaderamente incómodo envuelto en estas ropas que uso para parecerme a los demás.

Me siento incansablemente controlado, desesperantemente vigilado, exhaustivamente cooptado y aconsejado para actuar casi forzosamente en aras del “bien común” que jamás veo, a no ser que signifique la creciente concentración de bienes en pocas manos de quienes ya tienen suficiente, en perjuicio de los que a duras penas tienen nada.

No sé lo que es la verdadera felicidad, no veo carteles que la publiciten, medios de comunicación que la difundan ni especialistas que hablen bien o mal de ella.
No sé si existe dios, pero siempre me dijeron que él nos ama. Nos hace sufrir toda una vida para probar que somos buenos hijos, y no me apena saber si su promesa de vida eterna es otra falacia, pues estaré demasiado muerto para reclamarle. Por eso inclino mi cabeza en la iglesia al momento de rezar, ocultando el deseo fervoroso de todo lo que se me prohibe.

Odio mi trabajo, que me deja tan cansado e intolerante que cuando vuelvo a casa sólo tengo ganas de dormir, recargando energías para otro día de trabajo. Nada de hablar o reflexionar.
Por suerte tengo un auto que me lleva rápido, el cual pago con gran parte de mi sueldo.
Y si estoy muy nervioso siempre puedo descargarme golpeando a mi mujer y mis hijos. Qué alivio. O incluso tomarme unas estresantes y caras vacaciones en algún promocionado destino turístico, las cuales pagaré con otro año de trabajo.
Y si todo esto no funciona, puedo simplemente endeudarme de por vida con una tarjeta de crédito, el deporte favorito de la otra cara de mi matrimonio, la peor de las mentiras de la empresa “Para siempre”.

Me siento inútil. No tengo tiempo para pensar en nada.
Me siento ajeno. No es ésta la vida que quería llevar.
Me siento vacío, he de comprar.
Me siento todo un hombre moderno. Ya estoy muerto.

16 jun. 2007

La guerra no se hace sólo con armas

La guerra es la continuación de la política y la economía por otros medios, por eso no puede entenderse como algo aparte, como una situación de emergencia. La ideología de la emergencia fortalece las estructuras de poder, sean estas oficiales o para-oficiales. Bajo esta ideología se reclama el apoyo de la población para amortiguar las consecuencias de la actividad del capital.

Las ONGs y la ayuda humanitaria son armas de guerra complementarias al uso de la fuerza militar. En las guerras, el dominio sobre la voluntad del contrario cuenta tanto como el control sobre el territorio o el poderío armamentístico. En este sentido la ayuda humanitaria busca derrotar las mentes de los enemigos o lo que es lo mismo, forma parte de la guerra psicológica. Así podemos ver que quien administra la ayuda es, probablemente, el futuro amo del territorio.

Nuestra solidaridad tiene que expresarse en otros términos. No nos solidarizamos con Irak, Afganistán como Estados... sino con los explotados de Afganistán, con el proletariado iraquí, con los revolucionarios de esos lugares, con los que verdaderamente sufren y buscan dejar de padecer mediante acciones concretas. Nos sentimos cómplices de toda aquella persona que ataque al capital y sus instituciones de control, con motivación revolucionaria, en cualquier parte del mundo. En este sentido nuestra solidaridad revolucionaria consiste en luchar contra nuestros propios amos que forman parte de la misma clase que los amos de Irak, EE.UU., etc.

El enemigo está aquí, es visible, es vulnerable. Su tranquilidad depende de nosotros.

13 jun. 2007

Pasivismo es sumisión




¿Qué pasa cuando por un segundo te ponés a pensar en las razones de lo que estás haciendo?
¿Qué pasa si pensás en qué es lo que te lleva a cuestionar lo que hacés en ese instante, el mismo en el que estás pensando en eso?
¿No es ésta una acción infinita, una espiral que se retoma a si misma?
¿Un camino de ida que jamás muestra un retorno divisable?

Si dejara que la respuesta automática saltara sobre el papel de manera afirmativa, pecaría otra vez (como lo han hecho muchos) de revolucionario de escritorio. No hay que confundirse, no es lo que queremos. De ninguna manera queremos quedarnos sentados en nuestras casas a esperar ver por la ventana el cortejo fúnebre que pasee el cadáver del capitalismo.

Pero verdaderamente, la mayoría de las veces la conciencia de la realidad es un camino sin retorno. Hay que ser muy idiota para ver la verdad y taparse los ojos. Muy poderoso, quizás. Para dominar a todos los pasivos, los conformistas, los idiotas, incluso los que equivocan lucha con sacrificio de la vida por una "causa", aquellos que separan la lucha política de la vida diaria.

Por supuesto que es importante saber cómo llevar a cabo esta lucha, la constitución de esta idea tiene que ver con el paulatino ejercicio del cambio personal paralelo a la concientización (no imposición). Y bueno, estamos construyendo ese cómo para no caer en las mismas trampas del sistema en las que ya muchos cayeron, sistema que nos espera para tragarnos y darnos un lugar patético entre los aceitados engranajes de su máquina fordista. Por eso es tan importante no permitir que esta construcción tome cauces impuestos, estipulados, previsibles, gastados.

En consecuencia, luchemos también contra la falsa crítica, la oposición inscripta dentro de lo mismo que critica. No confundamos pacifismo con pasivismo. Desengaño y apoliticismo no son intransigencia, es aceptar lo dado sin objeciones ni consuelo, son las excusas del pasivo que se cree inconforme.
Son antipasividad y anticonformismo los que nos llevarán a destruir todo lo dado.
Y construir la libertad individual y la libertad colectiva, auténticas.

"No se puede hacer nada, nadie hace nada". Discursos patéticos, me avergüenzan.

10 jun. 2007

Sobre cumbres y contra-cumbres

El capitalismo es una relación social y no una ciudadela de poderosos. Es partiendo de esta banalidad que se puede afrontar la cuestión de las cumbres y contra-cumbres. Representar el dominio capitalista y estatal como una especie de cuartel general (ya se trate del G8 , de la OMC o de cualquier organismo similar) es funcional a quien quisiera oponer a este centro directivo otro centro: las estructuras políticas del llamado movimiento o, mejor, sus portavoces.
Es funcional, en suma, a quienes proponen simplemente un cambio del personal dirigente. Esta lógica,aparte de ser reformista en su esencia y en sus finalidades, resulta colaboracionista y autoritaria en los métodos, en cuanto lleva a centralizar la contestación. De ahí el interés, para estos siniestros opositores tan ansiosos de hacerse escuchar por los “amos de la tierra”, de gastar dinero y publicidad política en las cumbres en las cuales cada vez con más frecuencia se dan cita los poderosos con sus comparsas.
Que en el curso de estas cumbres se formalicen simplemente decisiones tomadas en otra parte no turba ciertamente a los diversos representantes de los foros sociales: por otra parte su oposición es del todo formal, consistiendo a lo sumo en seminarios de pago en los cuales se demuestra que el neoliberalismo está equivocado y la humanidad tiene razón, o bien, para los más espabilados, en alguna performance combativa oportunamente orquestada con la policía. Por otra parte, ¿Cómo podría ser real una contestación subvencionada por las instituciones, representada por concejales y parlamentarios, y protegida por los enterradores históricos del movimiento obrero? La paradoja es que se llama a la gente a la calle en nombre de otro mundo posible, en el intento de que…no suceda absolutamente nada.
Cada vez que una masa más o menos oceánica se desplaza plácidamente, vigilada a distancia, se grita que es una gran victoria del movimiento. No obstante estos pacificadores sociales saben muy bien que su capacidad para situarse como interlocutores de las instituciones no depende tanto del número de personas que lleven a la calle (millones de manifestantes contrarios a la última agresión militar contra Iraq no han causado gran preocupación a los gobiernos implicados en la guerra), sino de la fuerza de mediación y represión que logren poner en práctica –o justificar –contra toda rebelión social.

31 may. 2007

Supervivencia

¿Te ha sucedido sentir fuera del lugar de trabajo la misma repugnancia y el mismo cansancio que sentís cuando estás en el?
Esto sucede ya que está en todas partes. Es la mañana, el tren, el coche, el paisaje destruído, la máquina, los jefes, la casa, los diarios, la familia, el sindicato, la calle, las compras, las imágenes, la paga, la televisión, el lenguaje, las vacaciones, la escuela, los trabajos caseros, el aburrimiento, la cárcel, el hospital, la noche. Es el tiempo y el espacio de la supervivencia cotidiana. Es la costumbre de los gestos repetidos, de las pasiones rechazadas y vividas por delegación, por imágenes interpuestas.
Toda actividad reducida a la supervivencia es un trabajo forzado; todo trabajo forzado transforma el producto y el productor en objeto de supervivencia, en mercancía.
La mercancía es el corazón de un mundo sin corazón; es la fuerza y la debilidad del poder jerarquizado, del Estado y de su burocracia. La libertad y la felicidad individuales de todos no sólo exigen que se le asesten golpes sino fundamentalmente su aniquilación definitiva y total.
El rechazo del trabajo corre paralelo con el rechazo de la mercancía. Tiene todas las posibilidades de extenderse al rechazo de todos los roles, de todos los comportamientos que nos llevan a actuar no en función de nuestros deseos y nuestras pasiones sino en función de imágenes, buenas o malas, que nos son impuestas y que son la mentira a través de la cual se presenta la mercancía. Calculá lo que queda de vos cuando acumulas durante el día los roles de padre de familia, de esposo, de obrero, de automovilista, de militante, de telespectador, de consumidor...


[Extraído y adaptado del "Archivo Situacionista hispano: de la huelga salvaje a la autogestión generalizada". Texto completo en http://sindominio.net/ash/ash.htm]

30 may. 2007

El Método del Ataque Difuso

Es momento de abandonar las concepciones que nos llevan al pasivismo. La noción de la ínfima cantidad de personas que toma conciencia del carácter opresivo, asfixiantemente rutinario de la vida en la sociedad actual envenada hasta la médula por el sistema capitalista, en relación a la gran cantidad de personas que llevan una vida inerte sin plena conciencia, actuando y respondiendo a los estímulos de modo automático y sin miramientos, no debe bajo ninguna circunstancia desalentar la acción. Actuar siendo pocos no sólo constituye un límite, sino que representa un modo distinto de pensar la transformación social misma. Los libertarios son los únicos que imaginan una vida colectiva no subordinada a la existencia de centros directivos. La auténtica hipótesis federalista es la que hace posible el acuerdo entre libres uniones de individuos. Las relaciones de afinidad son un modo de concebir la unión, ya no sobre la base de la ideología y la adhesión cuantitativa, sino a partir de la conciencia recíproca, la confianza y de la comunidad de pasiones proyectuales. Pero la afinidad en los proyectos y la autonomía de la acción individual no tienen sentido si no pueden ensancharse sin ser sacrificadas a supuestas necesidades superiores. La unión horizontal es aquello que concretiza cualquier práctica de la liberación: una unión informal, de hecho, capaz de romper con toda la representación. Una sociedad centralizada no puede renunciar al control policial y al mortal aparato tecnológico. Para esto, quien no sabe imaginar una comunidad sin autoridad estatal no tiene instrumentos para criticar la economía que está destruyendo el planeta, quien no sabe pensar una comunidad de únicos no tiene armas contra la mediación política. Al contrario, la idea de la libre experiencia y de la unión de afinidades hace posible un completo vuelco social. Sólo abandonando toda idea de centro se puede construir una vida sin imposiciones y sin dinero.

En este sentido, el método del ataque difuso es una forma de lucha que trae consigo un mundo distinto. Actuar cuando todos predican la espera, cuando no se puede contar con grandes séquitos, cuando no se sabe por anticipado si se obtendrán resultados; actuar así significa ya afirmar por qué cosa combatimos: por una sociedad sin medida. He aquí entoncesque la acción en grupos de afines contiene la más importante de las cualidades, la de no ser una simple toma de conciencia táctica, sino de realizar al mismo tiempo el propio fin, liquidando la mentira de la transición (la dictadura antes del comunismo, la certeza del resultado antes de la acción, los pedidos de financiación antes de la expropiación, los "bancos éticos" antes de la anarquía, etc.) significa hacer de la revuelta misma un modo diferente de concebir las relaciones. Quien grita que ya no es más -o que no es todavía- tiempo de revuelta nos revela de antemano cuál es la sociedad por la que combate. Por el contrario, sostener la necesidad de una insurección social, de un movimiento incontenible que rompa con el Tiempo histórico para hacer emerger lo posible, significa decir algo simple: no queremos dirigentes. Hoy el único federalismo concreto es la rebelión generalizada.Para rechazar toda forma de centralización se necesita ir más allá de la idea cuantitativa de lucha, es decir la idea de llamar a unirse a los explotados para un choque frontal con el poder. Se necesita pensar otro concepto de fuerza para quemar las grillas del censo y cambiar la realidad.

"Regla principal: no actuar en masa. Conducid una acción de a tres o de a cuatro como máximo. El número de los pequeños grupos debe ser lo más grande posible y cada uno debe aprender a atacar y desaparecer velozmente. La policía trata de aplastar a un grupo de miles de personas con un solo grupo de cien cosacos. Es más fácil enfrentar a un centenar de hombres que a uno solo, especialmente si éste golpea por sorpresa y desaparece misteriosamente. La policía y el ejército no tendrán poder si Moscú se cubre de estos pequeños destacamentos inaferrables [...] No ocupar fortalezas. Las tropas siempre serán capaces de tomarlas o simplemente destruirlas gracias a su artillería. Nuestras fortalezas serán los patios internos o cualquier lugar desde el cual sea accesible golpear y fácil salir. Si tuvieran que tomar estos lugares, no encontrarían a nadie y perderían gran cantidad de hombres. Es imposible para ellos agarrarlos a todos porque deberían, para esto llenar cada casa de cosacos".
Aviso a los insurrectos. Moscú, 11 de diciembre de 1905.


[Extraído y adaptado de "Ai Ferri Corti: Romper con esta realidad, sus defensores y sus falsos críticos. Texto completo: Mariposas del Caos]

24 may. 2007

Espacios libres



En el mundo moderno, el control es ejercido sobre nosotros de forma automática, mediante los lugares en los que nos movemos y vivimos. Participamos de ciertos rituales en nuestras vidas: el trabajo, "el tiempo libre", el consumo, la sumisión; porque el mundo en el que vivimos, está diseñado solamente para ello. Todos sabemos que los centros comerciales están para que compremos, las oficinas son para trabajar, las irónicamente llamadas "salas de estar" son para "estar" mirando televisión, y las escuelas están para obedecer a los profesores. Todos los lugares por los que viajamos tienen significados preestablecidos, y todo lo que se necesita para que sigamos haciendo las cosas automáticamente, es mantenernos andando por los mismo caminos. Es difícil hacer otra cosa en las grandes tiendas, que no sea mirar y comprar mercancías; y acostumbrados como estamos a hacerlo, es difícil concebir que podríamos estar haciendo otras cosas ahí, sin mencionar que - pensándolo bien- hacer algo que no sea comprar es casi siempre ilegal.
Cada vez - en todo el mundo- hay menos y menos espacios libres, no edificados, en los que se pueden dejar correr nuestras mentes y cuerpos libremente. Casi todos los lugares a los que puedas ir son propiedad de una persona o empresa, a los que ya se les ha dado un nombre e impuesto un uso: finca privada, distrito comercial, autopista, aula de clase, parque nacional. Y nuestras muy previsibles rutas a través del mundo raramente nos acercan a las áreas libres que aún quedan. Estos espacios, donde el pensamiento y el placer pueden ser libres en cualquier sentido, están siendo reemplazados por entornos cuidadosamente controlados al estilo Disneylandia, donde nuestros deseos son prefabricados y nos son vendidos a expensas de nuestro dinero y nuestras emociones.
Dar nuestro propio significado al mundo y crear nuestros propios caminos para jugar y actuar en ellos, es parte fundamental de la vida humana.

23 may. 2007

Civilización: ¿Qué?

Para cualquier ciudadano occidental la palabra “primitivo” tiene connotaciones inequívocas: si bien originalmente hace alusión a “primario”,dada la carga que nuestro mundo moderno le ha impuesto se liga más bien con “tosquedad, elementalidad”. Por extensión nos lleva a “falta de desarrollo”, “atraso”; y más aún: “pobreza”.

En otros términos: “barbarie”. Si algo caracteriza la noción en juego no es tanto su alusión
a “viejo”, “arcaico” sino su referencia a atraso comparativo. Al lado de lo “primitivo” está lo “desarrollado”. Según el diccionario de la Real Academia Española, “primitivo” “se dice de los pueblos aborígenes o de civilización poco desarrollada, así como de los individuos que los componen, de su misma civilización o de las manifestaciones de ella”. En definitiva: “civilización” (la cultura ganadora) versus “barbarie” (los derrotados). Esos “ganadores” son la medida y única referencia de las cosas.

El capitalismo, se ha impuesto globalmente en estos últimos siglos.
Sus formas generales, imponen su lógica sobre toda otra forma cultural.
En nombre de la obtención de ganancia económica el planeta completo ha cambiado en forma dramática. Todo pasó a ser materia prima para explotar o mercadería para vender.

Esta cosmovisión se constituyó sin más en la cultura dominante, aquella con que los “triunfadores” juzgaron a los derrotados. La cultura occidental, industrialista, apoyada en sus conceptos científicos racionalistas, movida exclusivamente por el afán de lucro, pasó a ser así el molde para juzgar a todas las otras culturas.

Su triunfo consiste en haber avasallado a las culturas a las que sojuzgó, relegándolas al lugar de “atrasadas”, imponiéndole sus propios esquemas: todas son proveedoras de materias primas para los países centrales, todas deben consumir lo que la industria “desarrollada” de esas naciones produce, todas deben subsumirse ante la metrópoli global que marca las reglas de juego.

Sin dudas los prejuicios nos constituyen. La fuerza de la dominación es tan grande que termina naturalizándose, y un ejercicio de poder forjado a sangre y fuego se torna normal. Tan “normal”, que se pierde su carácter de invasiva, de destructiva. La contracara de esa dominación es la aceptación pasiva del dominio por parte del dominado.
Quizá no haya peor arma de control masivo que la cultura puesta al servicio de los poderes.

En función de ese modelo de desarrollo (fallado en sus orígenes, porque sobran productos
superfluos y siguen sin resolverse problemas básicos de la humanidad) el planeta se está empezando a poner en serio riesgo. Las tragedias de origen ambiental a las que asistimos, son todas consecuencias de un modelo depredador que no tiene sustentabilidad en el tiempo. Las sociedades agrarias “primitivas”,son mucho más racionales en su equilibrio con el medio ambiente que el modelo industrialista consumidor de recursos no renovables que nos legó el capitalismo.

Nadie es más “civilizado” que nadie. Si desarrollo es sinónimo de destrucción del medio ambiente, eso es la expresión más descarnada de imbecilidad, y nada más

Así consideradas las cosas cada vez es más evidente lo que dijera Rosa Luxemburgo entonces:
“socialismo… o barbarie”.

17 may. 2007

Ningún amo podrá quitarnos la posibilidad del rechazo

La vida no puede ser sólo algo de lo cual aferrarse. Es un pensamiento que florece en todas partes, por lo menos una vez. Tenemos una posibilidad que nos hace más libres que los dioses: la de irnos. Es una idea para saborear hasta el fondo. Nada ni nadie nos obliga a vivir. Ni siquiera la muerte. Por eso nuestra vida es una tabula rasa, una tablita que todavía no ha sido escrita y que entonces contiene todas las palabras posibles. Con una libertad similar no podemos vivir como esclavos. La esclavitud está hecha para quien está condenado a vivir, para el que está destinado a la eternidad, no para nosotros. Para nosotros está lo desconocido.
Lo desconocido de ambientes en los cuales perderse, de pensamientos jamás recorridos, de garantías que saltan por el aire, de perfectos desconocidos a quienes regalar la vida. Lo desconocido de un mundo al cual poder donarle los excesos del amor de sí. El riesgo, también. El riesgo de la brutalidad y del miedo. El riesgo de verlo finalmente a la cara, el mal de vivir. Todo esto encuentra quien quiere terminar con el oficio de existir.
Nuestros contemporáneos parecen vivir de oficio. Se enloquecen abarrotados por miles de obligaciones, incluida la más triste -la de divertirse-. Enmascaran la incapacidad de determinar la propia vida con detalladas y frenéticas actividades, con una velocidad que administra comportamientos cada vez más pasivos. No conocen la ligereza de lo negativo.
Podemos no vivir, he aquí la más bella razón para abrirse paso con fiereza hacia la vida. "Para dar las buenas noches a los músicos siempre hay tiempo; lo mismo vale darse vuelta y jugar" -así habla al materialismo de la alegría-.
Podemos no hacer, he aquí la más bella razón para actuar. Recogemos en nosotros mismos la potencia de todos los actos de los que somos capaces, y ningún amo podrá quitarnos la posibilidad del rechazo. Aquello que somos y que deseamos comienza con un no. De allí nacen las únicas razones para levantarse a la mañana. De allí nacen las únicas razones para ir a asaltar un orden que nos sofoca.
Por un lado está lo existente, con sus costumbres y sus certezas. Y de certezas, este veneno social, se muere.
Por el otro lado está la insurrección, lo desconocido que interrumpe en la vida de todos. El posible inicio de una practica exagerada de la libertad.

16 may. 2007

Soy intolerante y amo discriminar.

Hoy me voy a meter con dos palabritas que están muy de moda: Intolerancia y Discriminación.


Desde hace ya un largo tiempo estamos acostumbrados a que las palabras de marras tienen una malísima prensa. Es malo ser intolerante. Es malo discriminar.

Empecemos por la famosa tolerancia que se nos pide insistentemente. "Hay que ser tolerantes" nos dicen .Yo encuentro esa frase verdaderamente siniestra. ¿Tolerar a qué o a quién? Por lo común la frase se cuela a propósito de gays, o de otras razas, o religiones. Y aquí está el error.
Porque "tolerar" es aguantar, sufrir, soportar algo que nos disgusta o nos molesta. De manera que en el fondo el llamado a la "tolerancia" es reconocer que las cosas diferentes del otro nos molestan (aunque somos buenitos y los toleramos), o más bien un llamado a no reaccionar frente a las cosas que nos molestan. Ambos puntos están ligados y constituyen, creo yo, una pequeña trampa.

De lo que se trata, me parece, es de entender cuáles son las bases para establecer lo que nos molesta. A mi modo de ver esta mal que nos moleste un negro, o una persona humilde, o un gay porque son gente que no nos ha hecho nada, y por lo tanto no hay nada que "tolerarles"; mientras que me parece perfectamente legítimo odiar a Videla, a Cavallo, o a Lopez Murphy porque son gente que nos ha hecho, o quiere hacernos daño y representa intereses nefastos, por lo tanto la "tolerancia" tampoco tiene nada que hacer acá.

Históricamente, el fascismo y el autoritarismo nos han impulsado a desviar nuestra bronca de los segundos para volcarla en los primeros. Hoy el posmodernismo imbécil nos invita a rectificar... pero parcialmente: no debemos volcar nuestra bronca en nadie y debemos "aceptar la diversidad". La idea es que los responsables de cualquier desastre queden impunes.

Discriminación es la otra palabreja. Discriminar es horrible nos dicen.

Y sin embargo la discriminación, la facultad de discriminar, es fundamental para el ser humano. Discriminar significa separar lo bueno de lo malo, la paja del trigo. Discriminar significa comerse el chocolatín en vez del jaboncito, no desayunar con líquido de frenos, descartar los melones en la confección de un collar, etc.

Otra vez, la discriminación es muy necesaria, sólo que hay que vigilar las bases sobre las cuales se ejerce, pero jamás renunciar a ella, como nos propone la cultura light.

Hagamos una lista de cosas que no toleramos, y que discriminamos, y preguntémonos cuál es la base de esa intolerancia y esa discriminación; cuestionémosla. Pero si vemos que realmente no nos bancamos cosas injustas, y que no aceptamos cosas inaceptables, entonces adelante: discriminemos, no toleremos.

15 may. 2007

Unite a la resistencia. Enamorate

Enamorarse es el más extremo acto de revolución, de resistencia al tedioso, socialmente restrictivo, culturalmente constrictivo mundo actual.

El amor transforma el mundo. Donde el enamorado anteriormente sentía aburrimiento, ahora siente pasión. El mundo que algún día parecía vacío y aburrido se llena de significado, de riesgos y recompensas, de majestuosidad y peligro.
El amor empuja al enamorado fuera de la rutina de la vida diaria y lo separa de otros seres humanos. El amor amenaza al orden establecido de nuestras vidas modernas. Los aburridos rituales de la productividad laboral y la etiqueta socializada no significarán nada para un hombre que se ha enamorado, pues hay fuerzas más importantes guiándolo que la simple inercia y honor a la tradición.
El amor amenaza a nuestra sociedad misma. es temido por los burgueses, pues significa un gran peligro para la estabilidad y pretensión que ellos codician, deja todas las emociones al desnudo y revela los secretos que los hombres y mujeres domesticados no pueden soportar.
El amor verdadero es irresponsable, irreprimible, rebelde, desdeñoso de cobardía, peligroso para el enamorado y todos los que la rodean, pues solo sirve a un amo: la pasión que hace que el corazón humano lata más rápido.
El enamorado habla un distinto lenguaje moral y emocional que el típico hombre burgués habla. El hombre burgués promedio no tiene esos deseos que queman. Tristemente, todo lo que conoce es la desesperación silenciosa de pasar la vida persiguiendo metas establecidas para él por su familia, sus educadores, sus empleadores, su nación y su cultura, sin siquiera haber considerado sus propias necesidades y deseos. Sin el ardiente fuego del deseo para guiarlo, el no tiene criterio para escoger lo que es correcto o incorrecto para él. Es forzado a adoptar algún dogma o doctrina a seguir durante su vida. El enamorado no necesita principios prefabricados a seguir, él ve belleza y significado en el mundo, porque sus deseos pintan al mundo en esos colores. No necesita dogmas, ni sistemas morales, ni mandos e imperativos.-
El amor, como la mayoría de nosotros lo conoce actualmente, es un ritual cuidadosamente preescrito y preordenado, algo que sucede los viernes en la noche en cines y restaurants lujosos, algo que llena los bolsillos de los accionistas de las industrias del entretenimiento. Este "amor" comercializado y regulado, no tiene nada que ver con el amor apasionado, que quema y consume al verdadero enamorado. Estas restricciones, expectaciones y regulaciones suprimen al amor verdadero; pues el amor es una flor salvaje que no puede crecer dentro de los confines preparados para ella, sino que aparece donde menos se le espera.

Enamorate hoy, de hombres, de mujeres, de música, de ambiciones, de vos
mismo... de la vida!

14 may. 2007

Sobre el contenido de tu vida diaria

PENSÁ ACERCA DE LAS EXPERIENCIAS CORPORALES DIRECTAS DE TU VIDA. NADIE PUEDE MENTIRTE ACERCA DE ELLO.
¿Cuántas horas al día pasás frente a la pantalla del televisor?, ¿frente a la pantalla de la computadora?, ¿detrás del parabrisas de un auto?, ¿cuánta horas al día si sumas las tres?
¿DE QUÉ TE ESTÁS PROTEGIENDO?
¿Cuánto de tu vida te llega por medio de una pantalla, a través de terceros? (¿Mirar hacer las cosas, es tan emocionante como hacerlas vos misma? ¿Tenés suficiente tiempo para hacer todo lo que querés? ¿Tenés la suficiente energía para ello?)
¿Y cuántas horas dormís al día? ¿Cómo te afecta el tiempo estandarizado, diseñado únicamente para sincronizar tus movimientos con los de millones de personas? ¿Cuánto tiempo pasás sin saber qué hora es? ¿Quién o qué controla tus horas y tus minutos?
ESAS HORAS Y ESOS MINUTOS QUE, SUMADOS, FORMAN TU VIDA.
¿Podés ponerle precio a un hermoso día, en el que los pájaros cantan y la gente pasea junta? ¿Cuánto dinero necesitás que te paguen para que permanezcas encerrado y vendas cosas o archives papeles? ¿Qué podés llegar a obtener luego, que recompense este día de tu vida?
¿Cómo te afecta el estar entre el tumulto, rodeada por masas anónimas? ¿Te enontrás a vos misma limitando tus reacciones emocionales hacia otros seres humanos?
¿Y quién prepara tus comidas? ¿Comés sola a veces? ¿Son muchas las veces que comes parado? ¿Cuánto sabés acerca de lo que comés y de dónde proviene? ¿Cuánto te fiás de ello? ¿De qué nos estamos privando al utilizar aparatos que nos ahorran trabajo? ¿y por los aparatos que nos ahorran pensar? ¿Cómo te afectan los requisitos de eficiencia que atribuyen mayor valor al producto antes que al proceso, al futuro antes que al presente, (ese momento presente que es cada vez más corto, a medida que nos aceleramos más y más hacia el futuro)? ¿Hacia qué nos estamos acelerando?
¿ESTAMOS AHORRANDO TIEMPO? ¿AHORRÁNDOLO PARA QUÉ?
¿Cómo te afecta ser dirigido a través de caminos preescritos, en ascensores, autobuses, metros, escaleras mecánicas, autopistas y veredas? ¿Cómo te afecta el moverte, el trabajar, y el vivir en dos -y tres- dimensiones? ¿Cómo te afecta el estar organizada, inmovilizado, y programada; en vez de errante, vagando libre y espontáneamente?, ¿reciclando "basura"?, ¿liberando productos de las tiendas?
¿Cuánta libertad de movimiento poseés: libertad de moverte a través del espacio, de moverte tan lejos como quieras, en nuevas e inexploradas direcciones?
¿Y cómo te afecta esperar?: esperar en filas, en medio del tráfico, esperar para comer, esperar al autobús, esperar para ir al baño; constantemente aprendiendo a castigar e ignorar tus necesidades espontáneas.
¿Y cómo te afecta el postergar tus deseos? ¿La represión sexual? ¿El aplazamiento o la negación del placer, comenzando en la niñez, junto con la supresión de todo lo espontáneo que hay dentro de vos: todo lo que evidencia tu naturaleza salvaje, tu pertenencia al reino animal?
¿ES PELIGROSO EL PLACER? ¿PODRÍA SER PLACENTERO EL PELIGRO?
¿Necesitás a veces ver el cielo? (¿Aún podés ver muchas estrellas en él?) ¿Necesitás a veces ver agua, hojas, plantas, animales? ¿Brillando, resplandeciendo, moviéndose?
¿Es por ello que tenés una mascota, un acuario y plantas de interior? ¿O son la televisión y el video, tu brillo, tu resplandor, tu movimiento?
¿CUÁNTO DE TU VIDA TE LLEGA POR MEDIO UNA PANTALLA, A TRAVÉS DE TERCEROS?
¿Te fascinan los videos de vos y tus amigos, como si fueras de algún modo más real en imágenes de lo que sos en vida?
¿Si hiciesen una película de tu vida, valdría la pena mirarla? ¿Y cómo te sentís en situaciones de pasividad forzosa? ¿Cómo te afecta el incesante asalto de comunicación simbólica -sonora, visual, impresa, en carteles, videos, computadoras, radio, voces robóticas- al ir vagando por una jungla de carteles? ¿Qué es lo que te están imponiendo?
¿Necesitás a veces soledad, tranquilidad, reflexión? ¿Lo recordás? ¿Pensar por vos misma, antes que por mera reacción a estímulos? ¿Te resulta difícil no mirar?
¿ES DEJAR DE MIRAR JUSTAMENTE LO QUE NO ESTÁ PERMITIDO?
¿Adónde podés ir y encontrar silencio y soledad? No silencio artificial, sino silencio puro. No aislamiento, sino una tierna soledad. ¿Cuántas veces te detuviste a hacerte preguntas como éstas?¿Te encontrás cometiendo actos de violencia simbólica?¿Te encontrás a veces solo, de tal manera que ni siquiera las palabras lo pueden expresar?
¿Te sentís a veces a punto de PERDER EL CONTROL?

1984, Falseamiento de la Realidad

“En una época de universal engaño,
decir la verdad constituye un acto revolucionario”

"Si la libertad significa algo, será, sobre todo,
el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír."

La única manera de perpetuar un régimen es falseando la realidad, perpetuando la mentira. Para que el sistema funcione, hay que acabar con la disidencia. El crimental es el mayor delito, y para evitarlo hay que terminar con las causas que conducen al mismo. Hay que manipular el pasado, hacerlo inexistente si es necesario. "Quien controla el presente controla el futuro. Quien controla el pasado controla el presente." Este axioma tiene una interpretación evidente: el futuro será de quienes han manipulado el pasado hasta el punto de modelarlo a su antojo. Mediante la anulación de cualquier tiempo que no sea el mismo presente se podrá evitar la contestación al régimen: la disidencia suele recurrir a factores históricos, a un pasado en el que las cosas no eran como ahora, y ese recurso al pasado conduce a rectificar el presente y mejorar el futuro. Anulando la línea temporal se atajan de raíz estas posibilidades. El único pasado existente es aquel que el Sistema dispone, y puede cambiarlo a su antojo, si una cifra de producción de chocolate no cuadra, si un objetivo del plan trienal no se cumple, si tres líderes antirrevolucionarios deben ser vaporizados. Cualquier discordancia entre el pasado y la propaganda oficial puede inducir a pensar que el presente no es perfecto o no está completamente controlado. Ante la imposibilidad de viajar en el tiempo para modificar esos parámetros descontrolados, la única manera posible de eliminar el problema es borrándolos de la memoria. Si se manipulan y adulteran, los nuevos registros pasarán a ser la única verdad. La antigua verdad nunca habrá existido, luego no será verdad. No será. Una persona incómoda para el régimen, será anulado como persona, primero se le despojará de su personalidad y más tarde, cuando su ejemplo viviente ya haya sido interiorizado por el súbdito, será vaporizado, será no persona.
No será.
No habrá sido nunca
.

13 may. 2007

No queremos su paz social

No quiero la igualdad que me ofrecen sus leyes, ni Organizaciones No Gubernamentales que se preocupan más por la violación a los derechos humanos, que las violaciones a las personas mismas, como si de un problema legal se tratase. Nuestra libertad no es un regalo divino, ni un premio de la ONU por haber nacido en el mundo occidental, nuestra libertad es algo natural, no un derecho. Los autoritarios se han tomado el atrevimiento de otorgarnos derechos, esto puede suceder sólo en una sociedad de control continuo, donde a nuestras necesidades las llamaron "derechos" para luego pedirnos que cumplamos "deberes".
Me da lo mismo si se viola o no un artículo de la Constitución Nacional, no me interesa la igualdad "ante la ley y ante dios", me interesa qué sucede con las personas.
No quiero su paz social, la paz de los cementerios, su paz que quisiera significar "ausencia de guerra", "ausencia de guerra aparente" mejor dicho, porque en guerra estamos. Y quizás no la guerra de clases que algunos revolucionarios quisieran, la guerra de los ricos contra pobres existe, es innegable, pero ¿y de los pobres hacia los ricos qué? A veces pareciera que sólo servidumbre.
Y bueno... así es la democracia, aunque muchos digan que esto es una "falsa democracia", esto es la democracia, no se qué pretenden de este orden social. ¿Libertad? No, LIBERTAD nunca, pueden tener "libertad de expresión", "libertad de comercio" y demás parcialidades y basura, pero libertad nunca. Somos anti-democráticos pero eso no nos convierte en simpatizantes de la dictadura militar, como estar en contra de los partidos de izquierda no nos convierte en simpatizantes de partidos de derecha.
¿Intolerante? Claro que sí, ya no estamos cansados, estamos hartos de sufrir este órden de las cosas. La tolerancia es una mediadora ciega que asegura la continuidad de la democracia, que obliga a la explotada a dialogar con su patrón, quien no va a dudar en llamar a la polissía si el explotado ataca.
Entonces que la tolerancia se la guarden los verdaderos cristianos junto a sus sagradas biblias, quienes dicen que siempre van a poner la otra mejilla, nosotros solo vamos a poner la otra mejilla si nos espera un buen beso.
No debemos tener miedo al expresarnos, así sea con acciones o con palabras (escritas o habladas). ¿Qué queremos? ¿Aceptación? No, queremos complicidad. ¿De qué nos sirve una buena imagen en la opinión pública sacrificando nuestras ideas y dignidad?

11 may. 2007

El abrumador desierto de la sociedad industrial

Afuera, celebrando el triunfo de la ciudad moderna, la gente sin rostro, los hijos de la alienación y la automatización, en su alocada carrera a ningún lado (o al lugar de siempre, lo mismo da al fin y al cabo), en su paranoia artificializada, producida, difundida, comprada y consumida; subiendo y bajando de sus colectivos con prisa, siempre con prisa, de sus autos, mirando por sus ventanas, sus pantallas; transitando en trayectos previamente definidos por sus veredas, de pie disponiéndose a comer sus almuerzos hechos con quién sabe qué en quién sabe dónde, "descansando" en sus plazas como oasis impuestos en el negro y cancerígeno corazón de las ciudades, bloques moribundos palideciendo con el lastimoso estertor del constante latido hacia la perfección, el vertiginoso fluir intravenoso del progreso, el insoportable hedor ígneo de la mentira bíblica, apocalipsis intelectual, el opio de las masas.
El insoportable vacío de la vida amputada, corrompida, cotidiana, reprimida, mutilada.
El amargo ocaso anoréxico de la libertad.

10 may. 2007

Poder

El poder opera sólo destructivamente, siempre forzando cada manifestación de la vida en la camisa de fuerza de sus leyes. Su forma intelectual de expresión es el dogma muerto, su forma física, la fuerza bruta. Y esta desinteligencia de sus objetivos deja su marca en sus seguidores y los hace estúpidos y brutales, aún cuando estaban originalmente dotados con el mejor de los talentos. Cuando uno es constantemente impulsado a forzar todo a un orden mecánico, termina convirtiéndose en una máquina él mismo y pierde todo sentimiento humano.

9 may. 2007

Tu política es más aburrida que la mierda

La costumbre de hablar para no decir nada, de perderse en falsos problemas, de prestar atención a los que hablan de una manera y actúan de otra, de dejarse arrastrar por el deterioro de las estupideces cotidianas y de lo repetitivo; es una manera más de impedir que cada cual reconozca en sus pasiones y en sus anhelos de vida auténtica (lo contrario de los deseos de apropiación privada inventados por el comercio) sus reales intereses. Toda intervención que no culmine en unas medidas prácticas es pura palabrería, una manera de aplazar las cosas. Toda medida práctica que no culmine en el mejoramiento de la vida de cada cual no hace más que reforzar la opresión; y nada puede mejorar realmente la vida que la destrucción del sistema capitalista.

6 may. 2007

No me dan pena los burgueses vencidos

"Unos pocos no pueden controlar a unos muchos,
pero unos pocos pueden condicionar a unos muchos
para que se controlen entre sí."


La opinión pública es un valor absoluto para el hombre y la mujer burgueses, porque ellos saben que están viviendo en una manada: una manada de animales asustados, que se volverán en contra de todo aquel que no reconozcan como propio.

Complotan maneras para parecer incluso más normales que sus amigos y colegas. Cualquier cosa que los arrastre fuera de sus rutinas es visto como sospechoso en el mejor de los casos.
El amor y la lujuria son enfermedades, posiblemente fatales, como lo son todas las otras pasiones que podrían llevar a la realización de actos que desemboquen en la expulsión de la manada..

Para nada admitan sentir algo que no pertenezca a la oficina o a la cena.
Bajo ninguna circunstancia admitan querer algo más o algo diferente a lo que “todos los demás” quieren; cualquier cosa o cualquier persona que eso sea.

Asegúrense de tener dinero suficiente como para participar en los más variados rituales. Para mantener su identidad intacta, dejen claro a que subculturas y estilos están alineados, con que bandas y con que modas y con que políticos desean ser asociados

¿No se atreverían a arriesgar su identidad, no? Esa es tu armadura característica, tu única protección contra la muerte segura a manos de tus amigos. Sin una identidad, sin bordes que definan los límites de vos mismo, sólo te disolverías en el vacío ¿no es cierto?

El hombre burgués no es un individuo. No es una persona real. Es el cáncer adentro de todos nosotros. Y ahora puede ser curado.


Sos el blanco perfecto

La juventud es una época en la cual deberías estar reevaluando las asunciones y tradiciones de las generaciones pasadas, en la que deberías desear apartarte de aquellos que estuvieron antes que vos, y crearte una identidad propia.
Pero en nuestra sociedad, "la rebeldía juvenil" se ha convertido en un ritual: se espera que cada generación se rebele por unos años contra el orden social, antes de "crecer" y "aceptar la realidad". Esto niega cualquier posibilidad para un cambio verdadero que podría tener la fresca perspectiva de la juventud; por ahora la rebeldía es "sólo para chicos", y ningún joven se atrevería a mantener su resistencia en la adultez, por miedo a ser visto como infantil.
Este convenio actúa de manera muy positiva a favor de ciertas empresas que dependen del "mercado juvenil". ¿A dónde está yendo tu dinero cuando te comprás ese disco compacto, esa billetera con cadena, esa tintura para el pelo, esa campera de cuero, esos posters y todos los demás accesorios que te identifican como una persona joven y rebelde? Directamente a las empresas que constituyen el orden contra el cual querés estar. Se enriquecen con tus impulsos rebeldes, al venderte los símbolos de rebeldía que en realidad, lo único que hacen es mantener girando al engranaje.
Mantenés sus bolsillos llenos, y ellos los tuyos vacíos; te mantienen impotente, ocupado únicamente en intentar juntar el dinero para encajar en los moldes que ellos mismos establecen para vos.

2 may. 2007

Relaciones Mutuamente Beneficiosas

Revolución no es hacer adoptar una misma posición a todos, sino la creación de relaciones simbióticas entre individuos diferentes y únicos.

28 abr. 2007

Ser Gobernado

Ser GOBERNADO es ser mirado, inspeccionado, espiado, dirigido, conducido por las leyes, numerado, regulado, enrolado, indoctrinado, sermoneado, controlado, chequeado, estimado, valuado, censurado, comandado; por criaturas que no tienen ni el derecho, ni la piedad, ni la virtud para hacerlo.

Ser GOBERNADO es estar en cada operación, en cada transacción, inscripto, registrado, contado, tasado, estampado, medido, numerado, valuado, licenciado, autorizado, prevenido, prohibido, reformado, corregido, castigado. Es, bajo el pretexto de la utilidad pública y en el nombre del interés general, ser puesto bajo contribuciones, entrenado, explotado, monopolizado, exhortado, apretado, engañado, robado; y después, a la menor resistencia, a la primera queja, ser reprimido, multado, vivificado, acosado, cazado, abusado, desarmado, atado, ahorcado, arrestado, juzgado, condenado, disparado, deportado, sacrificado, vendido, traicionado y para coronar todo: burlado, ridiculizado, deshonrado.

Eso es gobierno, eso es justicia, eso es moralidad.

25 abr. 2007

No Masters




Si te gustó la escuela, vas a amar el trabajo. Los crueles, absurdos abusos de poder, la autoridad autosatisfecha con la cual maestros y directores te dominaron, y la intimidación y el ridículo de tus compañeros de clase, no terminan en la graduación. Todas esas cosas están presentes en el mundo adulto, sólo que en mayor medida.

Si antes pensabas que tenías una carencia de libertad, esperá hasta que tengas que responder ante jefes de turno, gerentes, propietarios, arrendadores, acreedores, cobradores de impuestos, concejos municipales, juntas de reclutamiento, tribunales y la policía. Cuando salís de la escuela podés escapar a la jurisdicción de algunas autoridades, pero entrás al control de otras más dominantes.

¿Disfrutás siendo controlado por otros que no entienden o a los que no les interesan tus deseos y necesidades? ¿Obtenés algo de la obediencia a instrucciones de empleadores, restricciones de propietarios, leyes de magistrados, gente que tiene poderes sobre vos que nunca les hubieras dado voluntariamente?

Related Posts with Thumbnails